Torneo Internacional de Navidad

En estas fechas conviene hacer memoria para recordar una competición de baloncesto que fue única y original: el Torneo Internacional de Navidad, una cita obligada ante la tele para las tardes de Navidad y que se convirtió en una auténtica tradición. Durante cuarenta años, todas las temporadas acudieron los mejores equipos y jugadores del panorama mundial: la selección brasileña, la soviética, equipos italianos, rusos… Fueron muchos los conjuntos que vinieron a disputar un torneo que cada año adquiría un gran prestigio internacional.

Raimundo Saporta

El torneo fue creado por Raimundo Saporta, directivo del Real Madrid y mano derecha de Santiago Bernabéu. En 1966 ostentaba, al mismo tiempo, un alto cargo de la FIBA y, valiéndose de ello, ideó este torneo como germen de una Copa mundial de clubes. De 1966 a 1980 tendría la consideración de oficialidad por parte de la FIBA que premiaba al equipo vencedor con doce valiosísimas monedas de plata. Así, el 6 de enero de 1966, y para inaugurar el pabellón de la antigua Ciudad Deportiva, se celebró  su primera edición que sería denominada como I Copa Intercontinental. En ella participaron el Real Madrid, el Jamaco Saints (EE.UU.) el Corinthians brasileño y el mítico Ignis de Varese que se llevaría el título.

La segunda edición fue denominada Copa Latina por la procedencia de los clubes (Real Madrid, Villeurbane (Francia), Benfica y Simmenthal de Milán, que sería el vencedor).

Al año siguiente empezó a conocerse como Torneo Internacional de Navidad FIBA (Trofeo Raimundo Saporta), que sería patrocinado por Philips hasta 1980. En las siguientes cuatro ediciones sería el Real Madrid quien se llevaría los títulos ante equipos como el Merlaco de Filipinas, la selección uruguaya o el Victoria Melbourne entre otros.

Sin duda, la edición que empezaría a dar prestigio al torneo fue la de 1971 con la visita del equipo de la universidad de North Carolina. Una leyenda del club como Vicente Paniagua lo recuerda así: “Era la primera vez que una universidad americana venía a Europa y fue un gran acontecimiento”. George Karl (entrenador del Real Madrid más tarde) y Bob McAdoo eran las estrellas de aquella universidad que venció por estrecho margen (77-83) al conjunto que dirigía por entonces Lolo Sainz y que muchos han calificado como el mejor partido de la historia del Torneo de Navidad.

Bob McAdoo

Hasta la Navidad de 1980 pasaron por el pabellón de la Ciudad Deportiva equipos como varias universidades norteamericanas, selecciones como la puertorriqueña o la checoslovaca y equipos españoles como el Joventut o el Estudiantes.

A partir de 1981 El Corte Inglés pasó a patrocinar el torneo y empezaron a venir equipos de mayor calibre. De hecho, todas las selecciones europeas importantes disputaron el torneo (la URSS, Yugoslavia, Grecia, Israel) y combinados de estrellas estadounidenses o la misma selección de Brasil con Oscar Schmidt pasaron por el torneo.

Oscar Schmidt

Las estrellas más importantes del baloncesto se daban cita en la navidad madrileña: los israelíes Aroesti o Berkowitz, los por entonces yugoslavos Petrovic, Divac, Radja, los griegos Galis o Giannakis, … o los soviéticos con el futuro madridista a la cabeza, Arvydas Sabonis.

    

              

De hecho, una de las imágenes más impactantes del torneo, y de la que se cumplen estos días 35 años, fue el momento en el que Sabonis destrozó uno de los tableros tras realizar un mate descomunal ante Alfonso del Corral. Aquí podéis ver la crónica del partido..

Sabonis destroza el tablero con un mate ante Alfonso del Corral

Vídeo

A partir de 1989 y tras su trágico fallecimiento solo unos días antes, el torneo comenzó a denominarse Memorial Fernando Martín.

En estas ediciones, por el aumento de las competiciones se optó por traer a los mejores equipos europeos: Maccabi de Tel Aviv, Cibona de Zagreb, Jugoplastika, Scavolini, Benetton de Treviso, Panathinaikos, Partizan u Olympiacos fueron algunos de los mejores equipos de la época que jugaron el torneo de Navidad.

Una de las anécdotas más desagradables del torneo ocurrió en el año 1993. Ese año por problemas de patrocinio, el presidente Ramón Mendoza eliminó la denominación del torneo como “Memorial Fernando Martín” incumpliendo la palabra dada tanto al madridismo como a la familia del malogrado jugador. La empresa Dorna que controlaba los derechos de emisión dio el patrocinio a la multinacional japonesa Nintendo que solo aportaría diez millones de pesetas. La noticia completa la podéis ver aquí.

Hasta el año 1999 el sistema de competición era de liguilla con cuatro equipos. En la edición de 2000 paso a jugarse a un solo partido debido a lo abultado de los calendarios, tanto español como europeo. Poco a poco se fue perdiendo el interés en el torneo hasta que en la última edición el Real Madrid se impone al Telemar brasileño. Fue en la Navidad de 2004 donde una de las más genuinas tradiciones del deporte español pondría su punto final.

El Real Madrid ganaría el torneo en 26 ocasiones. Fue una bonita tradición que no vendría mal recuperar para las nuevas generaciones. Ahí lo dejamos.